La historia de Candylabtoys

NOVIEMBRE 3, 2015

Un juguete es una de las ilusiones más preciadas para un niño y por ello el proceso de fabricación de cada pieza debe estar bien pensado.

plum_L
Candylab Toys es una empresa dedicada a la fabricación de coches de madera, que nació tomando como inspiración elementos de la glamurosa década de los 60 y reinventándolos para lograr un producto modernista que sea parte de la ilusión de todo niño pequeño. En la elaboración de las piezas que conforman el catálogo de estos productos están las huellas del trabajo de diseñadores, artesanos y padres, quienes después de horas de trabajo, de ensayo y error con materiales de plásticos, concluyeron que la madera era una de las formas más nobles de llevar sus diseños a cada niño y de alguna forma conseguir un juguete para toda la vida. Después de dos años de experimentar, desarrollar pruebas y de escuchar la opinión de amigos, familiares y de pequeños desconocidos encontrados en los patios de recreo, resultaron los diseños que ofrecemos a nuestros clientes en esta web. Una vez consolidada la idea, se encontraron con uno de los retos más difíciles para cualquier compañía: encontrar el apoyo financiero para lanzar su línea de productos (unos juguetes analógicos en plenos siglo XXI ). Así llevaron una campaña de financiación en Kickstarter, en la que presentaron tres coches de madera: el modelo Ace, el Black Jack listo para arrasar con todas las pistas y la camioneta de madera modelo Pioneer, hechos de madera maciza de haya, con llantas de plástico, neumáticos de goma y pintura a base de agua con una capa transparente de uretano. Durante la campaña superaron el reto de ‘‘vender’’ la idea de que todos los modelos de su serie podrían conquistar a los niños de hoy en día y devolver en ellos la ilusión con los coches de juguete y los viajes por carretera. En la actualidad, la serie está conformada por un total de catorce coches entre los que destacan un coche de madera de policía,un taxi amarillo y una pequeña caravana propia de la época con un ingenioso enganche magnético. Además de coches de juguete de madera, la primera línea de productos incluye algunos edificios —con claras alusiones a la década de los 60—, entre ellos: un quiosco de cine, un motel de carretera con paredes en tonos pasteles y un cactus para ambientar la carretera. En cuando al proceso de producción de los juguetes de Candylab Toys, estos se fabrican en Ningbo, China. Pero hay planes concretos de abrir una pequeña fábrica en el barrio de Brooklyn, en Nueva York. Para los creadores de Candylab Toys , los juguetes de madera responden perfectamente a las exigencias de diseño y seguridad que deben tener todos los objetos que forman parte del entorno de los más pequeños. Estos juguetes elaborados bajo las premisas de elegancia, durabilidad y practicidad, los cuales se consiguen en el trabajo con madera, dan a los niños la oportunidad de crear sus propias historias alrededor de los objetos con los que juegan. Con Candylab Toys la nostalgia por los mismos juguetes con los que crecimos nosotros y algunos de nuestros padres ha ganado. Uno de los retos de esta empresa es demostrar que las horas de juego de los niños se pueden dividir sin problemas, entre coches de madera y sesiones de videojuegos.
 

¿Son seguros nuestros coches?

NOVIEMBRE 3, 2015

Nacidos de un deseo de revivir los años 60’ estadounidenses y de intentar reflejarlos en impresionantes diseños contemporáneos de juguete, los coches de madera de Candylab Toys se volvieron realidad.

towie_L
Pero, tratándose de coches más bien tradicionales en comparación con todos los juguetes tecnológicos que podemos encontrar en la actualidad, estos debían ofrecer algo más y lo han logrado con diseños limpios y colores nítidos; todo con materiales de calidad y que sobre todo, ofrecen seguridad para los pequeños clientes. Los primeros modelos de Candylab Toys estuvieron listos después de dos años de pruebas, ensayos y búsqueda de opiniones. Los primeros prototipos se diseñaban enteramente en plástico, los cuales terminaban con alguna pieza fuera de lugar. Desde entonces, se concluyó que la madera era la mejor opción para para materializar cada diseño. El siguiente reto fue buscar la madera ideal. Así, el resultado de este movimiento artesanal que se inspiró en la nostalgia de los juguetes antiguos y en los viajes por carreteras, debían diferenciarse de los clásicos coches hechos en madera pasada y metal afilado y de los elaborados en plásticos e impresionantemente detallados. Por ello, en la elaboración de cada modelo y en la primera línea de coches de juguete para niños Candylab Toys se utilizan madera sólida de haya, pinturas a base de agua no tóxicas, un poco de plástico, metal y caucho real. Los materiales antes mencionados garantizan que los coches que vendemos cumplan con los requisitos de seguridad de la Ley de Mejora de la Seguridad del Consumidor de 2008, las regulaciones de seguridad de Australia y Nueva Zelanda, así como el requisito europeo de seguridad de juguete EN71 partes I y II. Asimismo, nuestros juguetes también son testeados en laboratorios acreditados por La Comisión para la Seguridad de los Productos de Consumo de los Estados Unidos (CPSC, según sus siglas en inglés). Todos los materiales son seleccionados considerando varios criterios; que sean seguros para los niños y que cumplan con el fin didáctico que tienen los juguetes de madera: estos suelen ser más versátiles y gracias a su textura particular, propician un tacto suave que hace que el niño interactúe con ellos durante más tiempo. Además de ellos, no podemos obviar que los juguetes de madera representan una solución orgánica y ecológica. Actualmente contamos con una línea de catorce coches, entre los que se pueden mencionar el Ace, el Black Jack, el Pioneer, el taxi Candy Cab, el modelo Woodie (que se caracteriza por llevar una tabla de surf, una grúa, una pequeña caravana con un ingenioso enganche magnético) y el GT-10 (el modelo más exitoso y el más vendido de la compañía: un coche clásico que no pasa desapercibido, gracias a su llamativo y especial color naranja). También están disponibles juguetes con forma de edificios característicos de la época como un quiosco de cine y un hotel de carretera con techo plano, paredes en tonos claros y cactus para ambientar un clásico viaje por carretera en los años 60. Todos y cada uno de ellos están aprobados legalmente por los reglamentos legales de cada país en los que son lanzados al mercado, como hemos mencionado precedentemente. Actualmente, los autos de Candylab Toys se fabrican en la ciudad china de Ningbo, con los bocetos que se diseñan desde la oficina de Brooklyn, Nueva York en la que nació Candylab Toys. Todos los autos de la colección de Candylab Toys permiten que el niño recree su propio ambiente de juego y manipule sin reparos cada pieza, ya que literalmente están hechos para jugar. La madera suficientemente resistente, la pintura gruesa y lisa y las ruedas de goma resistentes y flexibles para rodar un buen tramo, garantizan que cualquier auto de Candylab Toys sea un juguete para toda la vida.

7 Ventajas de jugar con juguetes de madera

Ventajas de jugar con coches de madera En el siguiente artículo hablaremos sobre el impacto positivo que pueden tener los juguetes de madera en el desarrollo cognitivo de su hijo.

blackjack3__copia
Sabemos que estamos en una época donde la tecnología siempre está a la vanguardia y aún más, cuando se trata de juegos infantiles. Sin embargo, los juguetes de madera no dejan de ser una gran alternativa en esta nueva era. No pasan de moda, los juguetes de madera pasan de generación en generación y siguen ofreciendo el mismo entretenimiento y apoyo educativo a los más pequeños. Sus llamativas figuras y colores no pasan desapercibidos, siendo una opción preferida entre los niños. Seguramente sus padres y abuelos también jugaron en algún momento con piezas de madera y en la actualidad su aporte educativo se mantiene más vigente que nunca. Son duraderos, no se preocupe si el juguete de madera se cae de las manos de su pequeño; no se romperá. Estos juguetes son duraderos, así que resistirán los tratos bruscos que su hijo pueda darle. Posiblemente en su casa tenga algunos juguetes plásticos rotos o sin uso por falta de baterías; esto no será un problema con los juguetes de madera. Buena inversión, es muy importante invertir en algo que perdure con el tiempo. En este caso, los juguetes de madera son una gran inversión que realmente vale la pena hacer. Aunque pueden llegar a ser un poco costosos, ofrecen una gran versatilidad, un solo juguete puede tener muchos usos, y se adaptan con facilidad a niños de distintas edades. Hacen volar la imaginación, los juguetes de madera permiten que nuestros pequeños tomen el control y puedan disfrutar cada momento del juego. Asimismo, desata la creatividad del niño e incrementa sus ganas de explorar, combinando y encajando piezas al mismo tiempo que se divierten. Son ecológicos, los juguetes de madera no contaminan, no son tóxicos y tampoco perjudican al medio ambiente ya que provienen de recursos naturales y renovables. Otra gran ventaja es que no tendrá que gastar mucho dinero en la compra de baterías. Previenen el déficit de atención, se ha comprobado que los niños que juegan con piezas de madera prestan más atención y se involucran con la actividad en mayor proporción. Disfrutan los sonidos de la madera y de un momento de juego sin ruidos molestos y repetitivos que emiten otros juguetes que pueden interrumpir el proceso creativo de los niños. Favorecen el razonamiento y motricidad fina, como los juguetes de madera no tienen sonidos artificiales o luces incorporadas, los niños no tienen que seguir un patrón específico para obtener el mismo resultado al final. Los juguetes de madera le dan la libertad al niño de elegir cómo hacer las cosas e intentar varias veces hasta colocar la pieza en el sitio indicado, por ejemplo. De esta manera, se estimula el razonamiento desde temprana edad y la aplicación de la lógica. Los niños aprenden a clasificar piezas por su tamaño, color y forma y a relacionarlas con otras parecidas cuando están jugando; una pieza de madera circular puede asemejarse a una galleta si están jugando a la cocina. Por otro lado, los diferentes tamaños de los juguetes de madera permiten que el niño desarrolle su motricidad fina al manipularlos de formas distintas, ya que se requiere el movimiento continuo tanto de la muñeca como los dedos de la mano. Estas ventajas son las que debe tomar considerar cuando quiera comprar un juguete para un niño. Los juguetes de madera son una gran opción que además de brindar múltiples beneficios para el desarrollo y aprendizaje de los niños, le ofrecen momentos llenos de diversión en agradable compañía.